lunes, 3 de octubre de 2016

Castro: El último romántico del Porfiriato


En el siglo XIX era difícil para un artista mexicano distinguir entre lo propio y lo universal, las corrientes artísticas carecían de un impulso espontaneo que las diferenciara del modelo europeo y a la suma, habría que considerar que México en aquellos tiempos no gozaba de una estabilidad social como para que se diese un "florecimiento de la cultura". En 1876 con la llegada de Don Porfirio Díaz como presidente de México, el gobierno implementaría una política nacionalista que traería el orden, la seguridad y la modernidad al país tan largamente anheladas, esta edad gloriosa recordada como el Porfiriato tendría un gran impulso para las artes, las influencias europeas -principalmente la francesa- eran el ejemplo a seguir y con respecto a la música, la imagen de Frédéric Chopin inculcaría el gusto por los Nocturnos, Mazurkas y Polonesas, y en conjunto con los Valses de la familia Strauss sería la música que se degustaría en los salones de baile de las ciudades más distinguidas del país.

Dentro de esta época, la figura de Ricardo Castro emerge como el más íntegro de los compositores de su generación, fue el primer mexicano en componer un Poema Sinfónico, Sinfonías, Conciertos y Polonesas, y si bien, su obra más famosa es el Vals Capricho, son en sus óperas "Atzimba" y "La Leyenda de Rudel" donde demostró su maestría en la composición. En gran parte de su producción artística es notable el entendimiento de la cultura mexicana, la lírica provinciana y los aires nacionales, más allá de ser parte del romanticismo nacionalista, el valor de las creaciones de Castro tienen un sentido universal imperecedero.

Ricardo Castro (1864-1907)
Concierto para Piano y Orquesta en La menor Op. 22 (1887?)
Concierto para Violonchelo y Orquesta en Do menor (1895)
"Oithona" Poema Sinfónico Op. 55 (1885)

Piano: Rodolfo Ritter
Violonchelo: Vladimir Sagaydo
Director: José Miramontes Zapata
Orquesta Sinfónica de San Luis Potosí
343 MB
EAC:FLAC+Cue+Log & Covers

Descargar

2 comentarios:

  1. Estimado Sebastián Villanueva: Felicito entusiatamente su esfuerzo. ¡Muchas gracias!
    Espero ver pronto a Moncayo y Ponce, así como música y valses mexicanos para piano.

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias por estas piezas románticas maravillosas. Realmente una joya.
    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar