jueves, 14 de septiembre de 2017

Guatemala Vol. 2: Ricardo Castillo


América Latina es la tierra del Realismo Mágico (lo digo en su sentido más literal, si vivieran en la Ciudad de México seguro entenderían el surrealismo) y una prueba elocuente de aquella afirmación son las antiguas leyendas de los Quichés de Guatemala, quienes de entre todos los pueblos amerindios del continente, fueron los únicos que nos legaron un documento de trascendencia histórica y que deja entrever su compleja a la vez que fascinante visión del universo, Popol Vuh, el libro del consejo, es una lectura que nos revela el Mito de la Creación, una serie de sucesos extraordinarios donde las deidades mayas y las fuerzas sobrenaturales de dimensiones inexistentes consolidan el nacimiento del hombre y moldean el Mundo en el que vivimos junto al Sol, la Luna y las Estrellas, todos los relatos son fantásticos, pero hay uno en especial del cual quisiera hablaros y es uno que narra las andanzas de La Doncella Ixquic, así que hay les va el cuento

Los amos del bajo mundo de Xibalbá, molestos y celosos de que el dios de la fertilidad e hijo del cielo Hun-Hunahpú ha creado para sus iguales y descendientes "el juego de pelota", han determinado asesinarlo como muestra de su desdén, para ello deciden invitar a él y a su hermano Vucub-Hunahpú a los aposentos del reino para una ofrenda en su honor, pero la perfidia no permanecería oculta por mucho rato, ambos serian torturados e inmolados hasta causarles la muerte, de sus restos crecería un árbol de jícaras que en lugar de dar frutos daría cráneos y del cual yacería entre su enramada la cabeza de Hun-Hunahpú, así pasarían la noche de los tiempos hasta que esta historia llegó a los oídos de Ixquic, hija de Cuchumaquic y señor de Xibalbá, quien tras haber escuchado de viva voz de su padre la leyenda del dios caído, queda maravillada y va en busca de la cabeza, para su sorpresa, aún yace entre las ramas el inanimado cráneo y a la vez se siente tentada a tomarla, pero justo antes de tocarla, la cabeza le habla preguntándole si por ventura desea hacerse con el fruto del árbol, ella gustosamente acepta haciendo que el cráneo expulse de sus entrañas una saliva que cae en la palma de su mano, después de ello la cabeza se desvanece pero el ultimo atisbo del espíritu de Hun-Hunahpú le declara que ahora ella, Ixquic es la portadora de su descendencia, pues en su vientre virgen se engendrarán los héroes que traerán consigo el despertar de la humanidad, llamados Hunahpú e Ixbalanqué, los dioses gemelos, pero en cuanto a ellos, ya es otro cuento.

Todo lo anterior es porque el álbum de hoy que se centra en la música de Ricardo Castillo (posiblemente el compositor que más se inspiró en la mitología maya para escribir sus obras) contiene un poema sinfónico titulado La Doncella Ixquic, que más allá de seguir linealmente el argumento anterior (la obra inicia con un ambiente de Erase una vez), esta obra pareciese que retratara la pasión de lo eterno femenino adherente en todo ser vivo creado. Por otro lado, las demás obras son igualmente interesantes, especialmente el poema coreográfico Paál Kabá (del cual por más que busqué, no logré dar con su argumento) que musicalmente goza de independencia y originalidad, este ballet maya se estrenó (sin montaje escénico) el 14 de septiembre de 1956 por la Orquesta Sinfónica Nacional de Guatemala bajo la batuta del destacado director y violinista Andrés Archila (concertino de la National Symphony Orchestra of Washington DC de 1959/84).

Ricardo Castillo (1894-1966)
"Paál Kabá" Ballet (1951)
"Estelas de Tikal" Fantasía Sinfónica sobre temas folklóricos guatemaltecos (1945)
Música Incidental para el drama de Carlos Girón "Quiché Achi" (1947)
"La Doncella Ixquic" Poema Sinfónico (1944)
Abstracción (1965)
"Instantáneas Plásticas" para Orquesta (1963)

Director: Antonio de Almeida
Moscow Symphony Orchestra
274 MB
EAC:FLAC+Cue+Log & Covers

Descargar

No hay comentarios:

Publicar un comentario