lunes, 11 de septiembre de 2017

RE:Guastavino: Obras Sinfónicas


"Compongo música porque la amo, amo la melodía, amo cantar. Y he comprobado con gusto que allá fuera hay una audiencia que está muy interesada en mi música cuando la publico. ¡Eso es fantástico! Me niego a componer música solo para ser descubierta y entendida por generaciones futuras"

Las lineas anteriores corresponden al manifiesto artístico de Carlos Guastavino, un músico que en todos sus matices adoraba la vida, un espíritu romántico que ofrendaba todo su Arte al servicio de la belleza, un compositor que sino se le encontraba escribiendo alguna nueva obra se distraía con sus libros y accesorios de Química y, de vez en vez, jugaba a ser niño, no obstante era un hombre alto de pocas palabras (irónico en alguien que escribió tantas canciones), introvertido y porte serio, uno de esos casos inusuales donde la fama y el reconocimiento llegan por cuenta propia ante el artista a su puerta, pero él, Guastavino, con su modesta personalidad ermitaña, prefiere, ya estando en sus últimos años, quedarse en el hogar dentro de su pequeño y acogedor estudio recordando mejores tiempos.

Al momento de haber dejado este mundo, Guastavino consolidó un catálogo de más de 350 obras de las cuales un mínimo aproximado de 150 son del género vocal y canciones, algunas de ellas tan célebres (como La rosa y el sauce, Se equivocó la paloma o Pueblito, mi pueblo) causaron tal furor en la sociedad argentina de los años 40's y 60's, a tal grado que nadie había (o en verdad muy pocos) en toda la Argentina a quien su nombre resultara desconocido. No por ello debemos considerar a Carlos Guastavino como un artista de corte popular, para nada, sino que fue un compositor que llegó a trabajar personalmente con figuras tan inminentes de la literatura de habla hispana como Rafael Alberti, Gabriela Mistral, Pablo Neruda, Jorge Luis Borges, entre otros, y cuya música estuvo siempre en contacto cercano a su gente, a su pueblo, a la tierra que lo vio nacer y a la identidad nacional que debía corresponder.

Guastavino desarrolló un lenguaje musical afín del romanticismo tardío a la vez que corresponde a la linea trazada por sus predecesores nacionalistas del siglo XIX, Alberto Williams, Carlos López Buchardo y Julián Aguirre. Su pensamiento estético y crítico era opositor al Grupo Renovación (1929-44) y al resto de corrientes artísticas que pugnaban por el atonalismo libre, la dodecafonía y las nuevas vanguardias en la música argentina, Guastavino fue diametralmente contemporáneo de Alberto Ginastera, quien destacaría por todas sus innovaciones modernistas, sería ideológicamente su opuesto en prácticamente todo.

Pero bueno, ya es momento de centrarnos en el álbum de hoy y eso es comentar sobre las obras sinfónicas de Carlos Guastavino, la primera de ellas son los Tres Romances Argentinos, obra emotiva, brillante y donairosa, su versión original para dos pianos fue escrita en 1946 antes de que partiera hacia Inglaterra para cursar estudios de perfeccionamiento en el Royal Academy of Music (1947-48) gracias a una beca otorgada por el Concilio Británico, en la capital inglesa daría a conocer en enero de 1949 la versión orquestal de sus Tres Romances Argentinos en un concierto ofrecido por la Orquesta Sinfónica de la BBC dirigida por Walter Goehr, por su parte, la Suite Argentina fue un encargo inesperado para la primera gira internacional del Ballet Español de Pilar López, la obra no tiene un argumento en especifico, son meramente cuatro escenas dancísticas que describen la Pampa y sus danzas folklóricas, la Suite se estrenó en el Teatro Avenida en agosto de 1952 con Pilar López y Roberto Ximénez en los papeles protagonistas, coreografía de Aurelio Molina, escenografía de Jorge Larco y Orquesta (de la propia compañía) dirigida por José María Franco (la reseña escrita por Fernando Emery para la revista Lyra enaltecía hasta las cimas este ballet nacionalista), en cuanto al Romance de Santa Fe, podemos considerarla como una elegía a la ciudad homónima donde Guastavino había nacido el 5 de abril de 1912, la obra se expresa en un sentimiento popular de alta finura con el Piano como figura principal, esta fantasía concertante tuvo dos estrenos, el primero de ellos en transmisión radiofónica el 25 de mayo de 1953 en las cabinas de Radio del Estado por su Orquesta de Cámara dirigida por Vieri Fidanzini, y el segundo de forma pública al año siguiente el 18 de julio en el Teatro Colón por la Orquesta Sinfónica de la Ciudad de Buenos Aires (actual OFBA) dirigida por Juan Emilio Martini, en ambas ocasiones su autor fue el solista, y por último, las Tres Cantilenas y Final, obra llena de nostalgia, son una reelaboración de tres (las Nos. 4, 6 y 10) de las Diez Cantilenas Argentinas (escritas para piano) con un final original, con ella concluye mi recomendación para la escucha del día de hoy.

Guastavino, el más destacado compositor del nacionalismo romántico del siglo XX, demostró con sus obras que más allá de Tango y Milongas, la música argentina es Poesía, murió el 28 de octubre del 2000 en su ciudad natal.

Carlos Guastavino (1912-2000)
"Tres Romances Argentinos" (1946, Orq. del compositor 1948/49)
"Tres Cantilenas Argentinas y Final" para Orquesta de Cuerdas (1965)
"Suite Argentina" Ballet (1952)
"Romance de Santa Fe" para Piano y Orquesta (1952/53)

Piano: Alexander Panizza
Director: Nicolas Rauss
Orquesta Sinfónica Provincial de Rosario
301 MB
EAC:FLAC+Cue+Log & Covers


3 comentarios:

  1. Muchas gracias por subir tan excelentes discos. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Many thanks and regards from The Netherlands.
    Veel dank en groeten uit Nederland.

    ResponderEliminar
  3. Bom dia,

    Convido-os a visitar nossa página de "Música das Américas sob o domínio europeu"
    http://pqpbach.sul21.com.br/category/alma-latina-musica-das-americas-sob-o-dominio-europeu/

    Um abraço,

    Avicenna

    ResponderEliminar