lunes, 4 de diciembre de 2017

Morales: Ildegonda


A mis apreciad@s visitantes de este sencillo sitio, sabed que un día como Hoy pero del año 1838 nació -en la capital del país- el primer músico que dio gloria y fama a México en la vieja Europa, esto gracias a un Drama lírico intitulado Ildegonda que se presentó no en cualquier ciudad, sino que en la mismísima cuna del mundo de la Ópera, la perla toscana, Florencia en 1869, pero ¿De quien estamos hablando? Ahh pues se trata nada más y nada menos que de Don Melesio Morales, con plena seguridad, el compositor mexicano más destacado del siglo XIX y autor de mas de 150 obras que van desde los formatos más chicos hasta lo más grandes en diversidad de géneros vocales e instrumentales (a excepción del Concerto y -en su concepción alemana- la Sinfonía) bajo la acentuada influencia del bel canto. Su corpus principal son sus 11 óperas de las cuales el compositor solo pudo ver cuatro de ellas representadas en vida, una quinta se estrenó en el año 2000 y las otras seis están perdidas, inconclusas o destruidas, de todas ellas, la ya mencionada Ildegonda es un "hito en toda la historia musical mexicana" y en breves sabrán el porque de esta afirmación, pero antes, me es debido contextualizar aquel México decimonónico que, gracias a mi libre albedrío, podré relatarles sin los nefastos filtros que el oficialismo de estado siempre impone.

Tras el derrocamiento del Imperio de Agustín de Iturbide en marzo de 1823 a causa del Plan de Casa Mata, se instauró la primera República federal en noviembre del mismo, trece años después España reconocería la independencia consumada en septiembre de 1821 y para el año 1836, el centralismo reemplazó al federalismo ocasionando un masivo descontento entre la población y se promovería el levantamiento armado en varios frentes de todo el país contra el injusto gobierno centralista, en este ambiente de Caos las más poderosas potencias de su momento, como Inglaterra, Francia y los Estados Unidos, vieron a México como una presa fácil para sus intereses dentro de las poco éticas tácticas de la geopolítica internacional, los problemas se agravaron con el filibusterismo de la Secesión de Texas que realizaron agentes gringos infiltrados como terratenientes y mismos que declararían la independencia de esta región en 1836, su principal argumento era que no aceptaban la ley que abolía la esclavitud implementada por el gobierno mexicano. Entre 1838 y 39 Francia intervino -para ampliar su esfera de influencia económica- directamente en México en la absurdamente denominada "Guerra de los Pasteles". En 1840 se separa toda la península de Yucatán (cuyo movimiento separatista estuvo fuertemente financiado por agentes británicos y mismos que lograrían que Belice se separara definitivamente de Yucatán en 1893) y al año siguiente haría lo mismo Tabasco, este regresaría a la República en 1842 y el primeramente citado lo haría (una vez concluida su primera Guerra de Castas donde cerca de 10,00 mayas se levantaron contra todos los no mayas) hasta el retorno del federalismo en 1848, dos años atrás y a raíz de la anexión de Texas a los Estados Unidos, México declararía la guerra a su vecino del Norte y dela cual no saldría airoso, el desenlace fue la firma del Tratado de Guadalupe-Hidalgo en febrero de 1848 y con ello se perpetuaría la perdida de los territorios de Alta California (declarada ilegalmente en 1846 como República por colonos estadounidenses) y Nuevo México. En todas estas desgracias, ya sea para bien o para mal, el factor en común era el General Antonio López de Santa Anna y cuando este en 1853 volvió a tomar la presidencia por onceava vez en su vida, el rechazo hacia su persona era general y fue la mecha que encendería la Revolución de Ayutla en 1854 (encima ese año hubo una brutal epidemia del Cólera!!), el triunfo de esta daría pauta a la división de poderes entre la Iglesia y el Estado, preludiando así la Guerra de Reforma efectuada desde el primer tercio de 1858, cuando Benito Juárez tomo la presidencia, hasta los inicios de 1861. Al término de este conflicto México estaba divido por políticos conservadores los unos y liberales los otros, el Pueblo sumido nuevamente en la miseria y el Gobierno con la imposibilidad de continuar con el pago de la deuda externa, por esta última causa Francia intervendría por segunda vez al país desde enero de 1862 hasta mediados de 1867, retirándose poco meses antes de la caída del Segundo Imperio mexicano que encabezaba Maximiliano de Habsburgo. De ahí en adelante Juárez seguiría en el poder reeligiéndose una y otra vez hasta su muerte ocurrida el 19 de julio de 1872, le sucedería Lerdo de Tejada para el turno presidencial 1872/76, en su mandato se radicalizarían las leyes liberales causando el enfado de la Iglesia católica y a sus seguidores (que en aquel entonces eran la mayoría de la población), pero para establecer de una vez por todas la Paz, el Orden y el Progreso en la Nación, el General Díaz vencería en 1877 con el Plan de Tuxtepec todas las adversidades y anarquismos que reinaban en el país y así, abriría un nuevo episodio en nuestra historia. El Porfiriato

Ese fue a grandes rasgos el turbulento panorama del siglo XIX en México, una época que pareciese que todo estaba destinado a la tragedia pero que dentro de esta, el espíritu romántico que hoy nos atiende, Melesio Morales vivió, se instruyó, se enamoró y murió, fue hijo de Trinidad Morales y de Juana Cardoso quedando huérfano de madre a la tierna edad de cuatro años, al cumplir los nueve inició sus lecciones básicas en música con Jesús Rivera pero al poco rato los continuaría en la Academia del canónigo Agustín Caballero con el profesor Felipe Larios (1817-1886), desafortunadamente, en medio de la guerra con EUA, la academia tuvo que cerrar por falta de fondos pero Larios continuó dando clases particulares al joven Melesio, su primera obra la compuso bajo su tutela cuando tenía doce años, un vals para Piano titulado El Republicano, seguiría escribiendo canciones, polkas y valses hasta adquirir todo el conocimiento que Larios pudo transmitirle, de ahí en adelante la vida del joven músico sería una combinación entre la composición empírica, la enseñanza particular y el aprendizaje autodidacta. En 1858 tomaría clases (más bien consejos) de Instrumentación con Antonio Valle (1823-1876) y empezaría a esbozar su primera ópera, Romeo y Julieta (concluida en 1862), a principios de 1860 ingresaría a la Academia de Música de Cenobio Paniagua (el primer compositor en escribir una ópera en el México independiente) con quien estudiaría por los siguientes dos años y en 1861 asumiría la cátedra de Armonía hasta finales de 1862 en la citada academia, la cual tuvo que ser clausurada debido al desarrollo de la intervención francesa en el país, pero si bien, entre el corto lapso de julio del 62 a febrero del 63 hubo una relativa calma durante el conflicto, Morales pudo realizar (pese a endeudarse con muchos) el estreno de su Romeo en el Gran Teatro Nacional con la compañía escénica del italiano Amilcare Roncari el 27 de enero de 1863, siendo acogida por el público y la critica de buena manera, este hecho le produjo la confianza para escribir su segunda ópera, Ildegonda, entre 1864 y 1865. En este periodo y una vez instaurado el Imperio de Maximiliano, Morales se relacionaría con varios personajes de la élite financiera e intelectual mexicana, como lo fueron el abogado José Urbano Fonseca, el escritor Manuel Payno (famoso por la novela Los Bandidos de Río Frío), el diputado y empresario Rafael Martínez de la Torre, Antonio Landgrave (funcionario público de fuerte influencia) y al magnate industrial Antonio Escandón (el hombre más rico y poderoso del México de la segunda mitad del XIX), entre otros, de hecho su primera esposa Ramona (con quien contrajo matrimonio en 1864) era hija del señor Landgrave, con ella tendría a su hija Enriqueta y a su hijo Julio.

Para mediados de 1865 la compañía de Annibale Biacchi era la encargada de las funciones de ópera en el renombrado Gran Teatro Imperial, Morales (quien ya estaba en buenos términos con las autoridades imperiales) propuso al empresario italiano su Ildegonda pero éste se negó, argumentando que una ópera mexicana afectaría sus intereses en los negocios, la respuesta no únicamente indignó al Maestro sino a todo el "Club Filarmónico" (una sociedad filantrópica compuesta por algunos de los citados señores) y a un contingente de estudiantes de la Escuela [Nacional] de Bellas Artes, todos ellos se manifestarían la noche del 14 de noviembre de 1865 durante una presentación de Un ballo in maschera de Giuseppe Verdi y exigiendo la puesta en escena de Ildegonda, ante el escándalo, Biacchi aceptó el montaje de la obra pero exigió la suma de $6,000 pesos de plata, la cuota se cubrió (gracias a la donación de Manuel Payno y a la subvención que dio el emperador) y ésta se vio por fin estrenada el 27 de enero de 1866 en el Gran Teatro Imperial, acudieron todas sus amistades, el emperador Maximiliano y la emperatriz Carlota junto a toda su corte, el compositor y la obra recibieron buenas criticas y tras el éxito de la misma, Maximiliano le ofreció una beca para estudiar durante los siguiente 3 años en Italia. En abril de 1866 arribaría a París con la esperanza de que algún teatro se interesase en su obra pero al no hallar uno decidió trasladarse a Florencia, allí entablaría amistad con Teodulo Mabellini estudiando con él por el resto de toda su estadía, compondría mucha música por estos años (más de 60 obras) pero al enterarse de que Maximiliano y el Imperio habían capitulado su estancia se vio puesta en peligro (compondría a mediados de 1867 su sinfonía-himno Dios salve a la Patria), al mismo tiempo varios aristócratas se exiliaron al viejo mundo, uno de ellos, Antonio Escandón optó por residir en Francia por un largo tiempo, el músico viajaría a París para encontrarse con el respetable acaudalado para dar total referencia de su intrincada situación y buscar su apoyo, afortunadamente el Sr. Escandón accedería a sufragar su estadía y sus estudios hasta el primer trimestre de 1869, pasarían muchos meses de ardua instrucción con Mabellini y en todo este transcurso re-compondría toda su Ópera extendiendo las escenas además de dotarla de una nueva, elegante y fresca orquestación. Y ya, tras un sin fin de dificultades y habiendo sido elegido por la Providencia un 6 de enero de 1869 en el Real Teatro Pagliano (desde 1901 conocido como Teatro Verdi) de Florencia, Ildegonda fue aplaudida y aclamada en un mar de elogios por todos los asistentes, de esa manera Melesio Morales (¡¡recibió 18 llamadas al escenario!!) logró lo que ningún músico mexicano había alcanzado hasta ese entonces, demostrar su Arte y ser reconocido por su talento en el Viejo Mundo. ¡La gloria suya era la gloria de México!

A su regreso a México en junio de 1869 fue recibido como un héroe en la Estación de trenes Buenavista por una enorme multitud llena de entusiasmo y clamor, se organizaron tres fiestas en su honra, en la tercera de ellas celebrada el 7 de junio en el Teatro Iturbide y a la cual también asistiría el presidente Benito Juárez y todo su séquito, acudiría Felipe Larios para obsequiar a su antiguo alumno un vals para Piano titulado El Mexicano por su triunfo en Europa.

Melesio Morales (1838-1908)
"Ildegonda" Ópera en dos actos (1864/65-67/68rev.)

Director: Fernando Lozano
Soprano: Violeta Dávalos (Ildegonda)
Mezzo: Grace Echauri (Idelbene)
Tenor: Raúl Hernández (Rizzardo)
Tenor: Edilberto Regalado (Falsabiglia)
Barítono: Ricardo Santín (Rolando)
Bajo: Noé Colín (Roggiero)
Orquesta Sinfónica Juvenil Carlos Chávez
Coro de la Escuela Nacional de Música de la UNAM
702 MB
EAC:FLAC+Cue+Log & Covers

Descargar

Por cierto, este Drama lírico de Melesio Morales, tras casi 125 años de su estreno definitivo, se montó para la inauguración del Centro Nacional de las Artes (suceso ocurrido a finales del sexenio de Carlos Salinas de Gortari) el 24 (y repitiéndose el 25 y 26) de noviembre de 1994 (la presente grabación es un registro "en vivo" de estas funciones), éste estupendo recinto (donde actualmente se localiza la Escuela donde yo estudio) fue construido previo a la más desastrosa crisis económica que haya azotado a México en los últimos 50 años, justo un mes después de la inauguración del complejo se desató la brutal recesión. Me parece extraño ¿A poco No?

No hay comentarios:

Publicar un comentario